Blogia
TRAVELLING

El documental "Salvador Allende", de Patricio Guzmán cerró anoche la muestra de los mejor de FIDOCS 2004.

El documental "Salvador Allende", de Patricio Guzmán cerró anoche la muestra de los mejor de FIDOCS 2004. La cinematografía chilena pasa por su mejor momento. Que duda cabe. Cada día es mayor la cantidad de películas que se filman, -sobre todo, en la Región Metropolitana- las producciones chilenas participan en el circuito de los festivales más renombrados de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica -algunas de ellas obteniendo los principales premios: Taxi Para Tres, Mala Leche y Cachimba, entre las estrenadas en el último tiempo-.

Todo este panorama, junto a la reciente promulgación de la ansiada "Ley de Fomento al Cine y al Audivisual" solo permite avizorar las grandes oportunidades que se están gestando, desde diversos ámbitos, en beneficio del desarrollo de la industria audiovisual chilena.

Si embargo, existe dentro de los géneros cinematográficos uno que en el caso de Chile siempre ha intentado desde antes de la década del setenta difundir los valores, conflictos, esperanzas, en fin, el amplio espectro de lo que representa Chile como país, me refiero al documental.

Este género, a pesar del boom audiovisual que ha imperado en el país durante los últimos cinco años, no ha conseguido de manera fácil conseguir un apoyo consistente de parte de diferentes estamentos de la sociedad chilena para ocupar el sitial que se merece.

Sin embargo, y con mucho esfuerzo, un grupo de personas ligadas al mundo audiovisual han ido creando y gestionando de a poco instancias de difusión del documental. Una de las más destacadas y estables en el tiempo corresponde al Festival Internacional de Documentales de Santiago (FIDOCS), fundado en mayo de 1997 por Patricio Guzmán, su actual director y uno de los más destacados documentalistas nacionales.

En entrevista exclusiva concedida a TRAVELLING, Viviana Erpel Quevedo, sub-directora de FIDOCS desde 1999 efectuó un análisis de la gestión realizada por Patricio Guzmán, su extenso grupo de colaboradores nacionales y extranjeros y la Asociación de Documentalistas de Chile (ADOC), luego de que ayer martes 30 de noviembre culminara con la exhibición del documental: "Salvador Allende", de Patricio Guzmán, la muestra en el auditorium del "Goethe Institut" de las nueve mejores películas presentadas durante la octava versión de FIDOCS, efectuada entre el 5 y el 14 de noviembre en la sala de cine del Centro de Extensión Cultural de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

1. ¿Cuál es la evaluación que haces del proceso que ha tenido FIDOCS, desde sus inicios hasta su ya 8º versión?

R. "Mi evaluación de estos seis años de trabajo en FIDOCS es muy positiva. Tengo la convicción de que el gran esfuerzo aportado por cada una de las personas que ha formado parte de los equipos de producción, ha tenido como principal recomensa el mantener vivo un espacio de exhibición y difusión, único en nuestro país; donde es posible programar una cantidad enorme de obras documentales de gran valor, no solo artístico, sino principalmente humano.

Somos sin duda un espacio marginal y de resistencia ante la falta de calidad y pluralidad en la oferta cultural audiovisual más masiva, como en el ámbito de la televisión y las salas comerciales; y eso nos enorgullece profundamente"


2. ¿Cómo ha sido la recepción del público y el interés mostrado por los sesenta y tres documentales, provenientes de catorce países, exhibidos en esta 8º versión del festival?

R. "Este año hemos podido advertir un aumento importante en la convocatoria de público a cada una de las exhibiciones, lo cual nos tiene muy contentos, sobre todo, tomando en cuenta que una de nuestras grandes falencias ha sido el tema de la difusión en los medios de comunicación.

Lo importante, en todo caso, es que cada año nuestro público crece y en esto también es importante mencionar el hecho de que también otras actividades y eventos de exhibición de cine en Chile han ido otorgando importancia y espacios a este género; que hace diez años no era posible identificar cláramente en nuestro país"


3. ¿Cuál es tu visión como audiovisualista respecto de la figura de Patricio Guzmán en su calidad de documentalista y de artista involucrado en el fortalecimento del lenguaje audiovisual en Chile y el mundo?

R. "Para mi como productora y gestora cultural, la figura de Patricio Guzmán es, sin duda, parte fundamental para la existencia de FIDOCS. Patricio fundó nuestro festival y ha seguido manteniendo un fuerte vínculo de colaboración y trabajo al interior de nuestro equipo; aportando sus conocimientos y contactos, lo que se ha traducido en la posibilidad de gestionar la llegada de importantes obras, junto con la concurrencia de realizadores y productores de gran renombre internacional, los que llegan hasta Chile gracias a la gestión y al trabajo de Renate Sasche; nuestra productora en Europa. También es importante advertir que Patricio Guzmán es uno de los documentalistas latinoamericanos más respetados en el mundo y, esto, junto con apoyar nuestra gestión internacional, permite que en Chile nuestro festival tenga una presencia y un poder para aglutinar al mundo audiovisual en torno a nuestra actividad"

4. ¿Qué estimas que pasa en Chile, que luego de catorce años de democracia Patricio Guzmán no cuente con la difusión de su obra histórica en la televisión abierta, ni que su exitoso documental "Salvador Allende" (2003), no haya contado con ningún apoyo económico por parte de Chile para su realización?

R. En relación a las dificultades con las cuales se ha debido enfrentar en el ámbito de la difusión de su obra y la gestión de recursos al interior de Estado chileno para producirla, creo que en ambos casos los obstáculos han sido diversos. En el caso de la televisión abierta, hay como dos momentos. Es lo que yo veo al menos. Por un lado existió durante el primer decenio de nuestra democracia un terror por volver al pasado. En este sentido, la gran deuda de la televisión abierta, a mi parecer, lo constituye el no haber exhibido nunca "La Batalla de Chile". Aquí, obviamente el tema del rating no era la disculpa; pues todos sabemos el éxito de teleaudiencia que esta película puede lograr en Chile. Por lo tanto, para mi las razones siempre serán de índole político.

Ahora, en la actualidad, donde el tema de volver al pasado no reviste la misma connotación de peligro, y donde a 30 años de conmemoración de El Golpe..., los mismos canales fueron capaces de producir programas que revisaban a bajo costo los acontecimientos de aquellos años. Supongo que ahora las razones sí pueden ser económicas y de falta de visión de quienes tienen a cargo los diseños programáticos de los canales.

En el caso específico del filme "Salvador Allende", que no contó con apoyo para su realización por parte de los mecanismos formales de financiamiento del Estado para este tipo de obras, mi impresión es que no se evaluó correctamente la posibilidad de permitir un apoyo especial a ese este proyecto, ya que al no cumplir la totalidad de los requerimientos que exige el FONDART, sencillamente se le dejó fuera; sin tomar en cuenta la importancia y trascendencia que hubiera significado que este proyecto haya sido realizado en parte con recursos del Estado chileno"


A pesar de que la obra de Patricio Guzmán y la de muchos documentalistas y realizadores chilenos aún no logra el apoyo que quisiera tener por parte del Estado chileno y de otras instituciones nacionales, Viviana Erpel, a nombre de Patricio Guzmán recoonoce el aporte del Estado y de diversas instituciones que sí han apoyado la labor de "FIDOCS", señalando que "...FIDOCS no sería posible sin el esfuerzo de muchas personas que sienten una pasión por el documental , porque para llevar adelante eventos como estos se necesita más que nada "garra"

Junto con las personas están también las instituciones y afortunadamente, en este sentido, y en relación a otras actividades culturales y expresiones del arte que están al margen del consumo masivo, me permito reconocer a nombre de Patricio Guzmán, el equipo de producción de FIDOCS y la Asociación de Documentalistas de Chile (ADOC) que FONDART con nosotros no se ha equivocado; que hemos tenido su apoyo incondicional desde nuestra primera versión y que de no existir esta posibilidad de financiamiento nuestro festival quizás no existiría.

Junto con FONDART nuestros aliados inseparables son: Goethe Institut, Embajada de Francia, Centro de Extensión Cultural de la PUC de Chile y la DIRAC del Ministerio de Relaciones Exteriores.


Viviana Erpel Quevedo es productora audiovisual, diplomada en Administración Cultural de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Actualmente es sub-directora de FIDOCS (participa en su gestión desde 1999).

Trabaja como productora periodística de la serie documental "Mi Mundo Privado" y como encargada de Extensión y Videoteca del post-título de Cine Documental de la Universidad de Chile.


Por Marcelo Lara García""
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres